lunes, 24 de noviembre de 2008

CARTIER-BRESSON: LA FOTO “DESAPARECIDA” / CARTIER-BRESSON : THE “MISSING” PHOTO (Post completo/Full post)


HENRY CARTIER-BRESSON, BERLIN 1962

Fue uno de los primeros libros que compré, cuando empezaba mi carrera fotográfica. El título era “El mundo de Henri Cartier-Bresson”; la cuidada impresión se había hecho en Lucerna, Suiza, y la edición española era de Lumen. Admiraba fascinado sus fotos:”A orillas del Marne 1938”, “El saltador sobre el agua, París 1932”, “Jerusalén 1967” tomada en el barrio ortodoxo de Mea Sharim…Pero tenía una favorita: unos niños jugando junto al muro de Berlin que Cartier-Bresson tomó en 1962. Dicha foto estaba impresa a página entera como una de las relevantes del libro.


It was one the first books that I bought when I was beginning my photographic career. The title was "The world of Henri Cartier-Bresson”; the careful printing was done in Lucerne, Switzerland, and the Spanish edition belonged to Lumen. Fascinated, I kept on admiring his pictures: "On the banks of the Marne 1938", “The jumper on the water, Paris 1932", "Jerusalem 1967" made in the Orthodox neighbourhood of Mea Sharim ... But I had a favourite one, five children playing besides the Berlin Wall, an image that Cartier-Bresson took in 1962. This photo was printed full-page as one of the importants in the book.


Pasaron los años y me volví a encontrar muchas veces con la obra de Cartier-Bresson: en París, en Londres, en la Piazza del Duomo de Milán, en Amsterdam, en las retrospectivas que se hicieron en Barcelona en el Museo Picasso y en Caixa Forum…Consulté todos los libros recopilatorios de su obra que se iban publicando, pero nunca volví a ver la foto de los niños jugando junto al muro de Berlín. Hasta le pregunté por ella a Ferdinando Scianna, el fotógrafo siciliano de Magnum que conocía muy bien a Cartier-Bresson, y que tiene un maravilloso libro sobre niños llamado "Mondo Bambino". “No lo sé” me respondió Ferdinando, “y a mí es una foto que también me gusta mucho”.
¿Cuál podría ser la razón? Volví a analizar la foto con detenimiento. Está tomada en el momento decisivo y encierra un fuerte simbolismo: la mayor de las niñas representa para mí la entereza, el consuelo, la protección…; todos los que encuentran refugio junto a ella están a salvo: la niña morena que la abraza con desespero, el niño que le da la mano y la rubita que corre hacia ella con expresión de alivio en su cara. Sólo la niña más pequeña, que permanece lejos de ella, con su patinete junto al muro, parece desamparada. La foto transmite una fuerte carga emocional.
¿Sería por eso? Considero a Henri Cartier-Bresson un fotógrafo frío, que no se implica con las personas fotografiadas. Su objetivo de 50 mm le mantiene a distancia y su rapidez y discrección hacen que pase como un soplo de aire junto a los fotografiados sin que estos parezcan darse por aludidos. Pero la foto de los niños junto al muro es diferente. De hecho no se parece en nada al estilo de Cartier-Bresson. Podría atribuirse a cualquiera de los otros dos fundadores de Magnum, Robert Capa o David Seymour “Chim” que adoraba a los niños. La distancia de la toma también es diferente, Cartier-Bresson está mucho más cerca de lo habitual.Y la óptica empleada no parece un 50mm; las paredes de la derecha están deformadas, se diría tomada con un 35 mm.


The years passed by and I had plenty of chances to meet again with the work of Cartier-Bresson: in Paris, in London, in the Piazza del Duomo in Milano, in Amsterdam, in the retrospectives that were made in Barcelona at the Picasso Museum, at Caixa Forum ...I reviewed all the books that kept showing retrospectives of his work, but never went back to see the photo of the children playing near the Berlin Wall. I even asked for the photo to Ferdinando Scianna, the Sicilian Magnum photographer, friend of Cartier-Bresson, and the author of a wonderful kids book called "Mondo Bambino". "I do not know," replied Ferdinando, "and is a picture that I also like very much." What could be the reason? I went back to analyze carefully the photo. It is taken at the decisive moment and holds a strong symbolism to me: the eldest girl represents kindness, comfort, protection ...All those who find refuge next to her are safe: the dark haired girl that hugs her with despair, the child who held her hand and the little blond girl running towards her with an expression of relief on her face. Only the smallest child, who stays away, with her scooter along the wall, seems helpless. The picture conveys a strong emotional charge. Would it be for that? I believe Henri Cartier-Bresson is a cold photographer, who was not involved with the people he photographed. His 50 mm lens gets him to a certain distance, and his speed and discretion makes him to pass like a breath of air near the people he photographed without them noticing him. But the picture of children next to the wall is different. In fact is unlike anything in the style of Cartier-Bresson. It even could be attributed to any of the other two founders of Magnum, Robert Capa or David Seymour "Chim" who loved children. The distance in this image is also different; Cartier-Bresson is much closer to what is habitual in him. And the lens used does not look like a 50mm. The walls of the right are deformed. It seems taken with a 35mm.

HENRY CARTIER-BRESSON, BERLIN 1962

En cambio, la otra foto que Cartier-Bresson hizo junto al muro en ese mismo viaje, y que ha seguido apareciendo, entra perfectamente dentro de los parámetros de su estilo: composición impecable y distancia adecuada, aunque no transmita la fuerte carga emocional de la imagen de los niños. ¿Será por todas esas razones que la otra foto ha desaparecido?


In contrast, another photo that Cartier-Bresson took, next to the Berlin wall in the same trip, and have been appearing regularly falls well within the parameters of his style: impeccable composition and suitable distance, but not convey the strong emotional charge of the image of children. Will it be for all those reasons that the other photo is gone?

6 comentarios:

Laura dijo...

Pues tienes razón, Paco. Esa foto es de un tal Paco Elvira, y por un raro azar salió con el nombre del autor equivocado. No es en Berlin, sino en una barriada de Derry. No en la década de los 60, sino en la de los 70. ¿Puede ser tan fuerte el estilo del fotógrafo que borre todos los indicios de lo real? Pues sí, si sólo nos interesa eso de la fotografía. Así como tú la escogiste porque era "tu foto" en el conjunto de la fotografía de Cartier-Bresson, Cartier-Bresson la ha dejado a un lado porque te veía rondar en ella aunque no te conociera. Los fotógrafos siempre haceis fotos con las fotografías de los demás. Estais tan acostumbrados a seleccionar que, cuando os encontrais ante el universo extraño de otro autor, os veis obligados a reencuadrar bajo vuestro punto de vista para poder darle sentido y coherencia a la realidad aunque ya estuviera fotografiada. Los que miramos desde fuera preferimos el mundo libre de esquemas. No vemos Cartier-Bresson, no vemos Paco Elvira. Vemos el vasto caos del mundo que de repente brilla y suena perfecto en el azar de una fotografia. Y que conste que no eres el primero ni el último fotógrafo al que le ha pasado esto!

Paco Elvira dijo...

Laura, veo que seguimos nuestro diálogo, esta vez fuera del escenario.Nunca lo había pensado, pero tienes razón.Es una de las fotos que me habría gustado hacer y que contemplo con sana envidia mientras me pregunto por qué el MAESTRO la guardó en un cajón y se olvidó de ella.

Francisco dijo...

Pues yo tampoco la conocía... y mira que me gusta su obra. Que crees ¿se coló por error en aquella edición y era en realidad de Capa o Seymur? Interesate investigación fotograficoholmesiana. Saludos compañero.

Francisco dijo...

El Francisco de antes (y el de ahora) soy yo. No se por qué esta máquina del diablo se empeña en llamarme como no me llama ni mi madre (que me parió)
PACO NADAL

Paco Elvira dijo...

Paco, veo que la historia no ha quedado muy clara, a lo que también ha contribuido bastante el comentario de Laura (me han telefoneado fotógrafos para preguntarme si la foto era mía o de Cartier-Bresson). La foto ES de Cartier-Bresson, pero creo que a él no le debía gustar demasiado ( a mí mucho) y al pasar los años quedó en el fondo del cajón).

miguel dijo...

Paco; me pregunto si eso de fotógrafo "frio" o lo contrario no son invenciones nuestras; ¿que es frío o cálido?; que lo es a nivel fotográfico?; hay miradas diferentes, hay acentos diferentes, hay aproximaciones físicas y emocionales diversas; el que hace chistes es "cálido", el que establece una mirada más reflexiva lo es menos (?); el que se concentra en la cara es caliente, ... el que (teniendo en cuenta) la expresión de esa cara se concentra más en la composición global y las múltiples interelaciones entre se gesto a otras personas-posturas o contexto espacial pueda resultar más "frío" (o distante); son cosas que no acabo de ver claras
A mi modo de ver la gran cualidad de (un clásico) como C-B, es que todo ello se superpone, y que esa superposición es lo que lo hace grande
Por último un artista importante tiene muchas caras y momentos y (acaso) etapas
Igual me enrollo demasiado
Felicitaciones por generar pasión por éste oficio de mirar / plasmar